Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
10 de Abril de 2020, 20:36:21
Inicio Ayuda Buscar Ingresar Registrarse
Noticias: Bienvenidos al foro de www.seron.tv

+  seron.tv
|-+  Foros www.seron.tv
| |-+  Foro general
| | |-+  Callejeando por el casco histórico de Serón
« anterior próximo »
Páginas: [1] Ir Abajo Imprimir
Autor Tema: Callejeando por el casco histórico de Serón  (Leído 731 veces)
josefrancisco.garciaigles
Newbie
*
Desconectado Desconectado

Mensajes: 33


« : 08 de Julio de 2015, 13:39:18 »

Callejeando por el casco histórico de Serón:

Entre los pueblos de España, uno de los mejor conservados, donde
encuentra el turista recogimiento y esplendor. La blancura de las
fachadas de las casas resplandeciendo luminosa a lo largo de los
callejones, de encaladas viviendas. El anonimato del transeúnte
perdido en grandiosas vistas hacia la sierra, con aquellas montañas
enérgicas y elevadas a un tiempo, picachos soberbios de la cordillera
cenicienta. Fluorescentes panorámicas a la vega, desde el mirador de
Fuencaliente a la ermita del Chanco. Huertas permanentes en cultivados
bancales, carriles para el transporte, brazales servibles para el
regadío. Y las choperas uniformes, deleitosas, inconfundibles sus
troncos y las ramas altivas cimbreando la longitudinal dimensión, en
las airosas tardes otoñales.

Las cortijadas diseminadas por todo el termino municipal chispeantes y
únicas, en las lineas recreativas de su aspecto melancólico,
tradicional, en la arquitectura más modernista finisecular y
decimonónica. Las campiñas luciendo las plantaciones de olivos, de
almendros, arboledas en las lindes, en los desniveles de los vergeles
que la ladera abriga. El pinar tan adecentado en un bosque densamente
crecido, hasta el limite del municipio. La Balsa del Olivar regando
tan extensa comarca, cerro abajo en pequeñas hazas que favorecen la
fantasía y la imaginación mientras se camina por ellas. El castillo
coronando el montículo del caserío alrededor del cual se aglutinan los
hogares, uno con otro, hasta el estrado de la carretera general. El
río Bodonor bajando en la precipitada cuenca entre los peñascos de los
desfiladeros, por donde cruza torrencial y agreste la corriente. Y al
otro lado el barranco por cuya orilla limitan las edificaciones. Y a
lo lejos el amplio valle donde otras poblaciones emergen reinantes.

La bruma del verano o la claridad tersa del invierno en la atmósfera
invitan a recorrerlo, recreándose durante la caminata en las azoteas
llenas de macetas. Las balconadas con rejas y persianas a la antigua
usanza. Las puertas entreabiertas por donde se filtra el aroma de la
comida típica, que bulle en la olla en sabrosos guisos. Las
callejuelas que salen paralelas o perpendiculares a las murallas de la
fortaleza nazarí. El silencio del entorno o el murmullo interior de
sus habitantes complacidos con aquella quietud armoniosa, que envuelve
la convivencia en buena lid concebida. Acompasando por el firme del
pavimento la mirada hacía los rincones más característicos.

Los grifos con su pileta de mármol, el decoro de los bancos para
sentarse, la bienvenida de los vecinos hacia el forastero que hacen
sentirse como en casa. Las pequeñas placitas que se encuentran
formando un todo con la urbanización. Las imagines de postal que el
viajero encuentra asomado a sus pasadizos, a los barandales, o sentado
en algún escalón. Eso si, sin prisas, atesorando la pausa como una
ganancia, como un reclamo turístico, incluso parándose a dibujar o
hacer fotos para el recuerdo. Observando las diferentes clases de
chimeneas, los refuerzos de los muros, las solanas que puede que
tengan colgadas alguna ristra de pimientos colorados o de maíz.

O quizás algún manojo de manzanilla, o laurel a través de las cuales
la imaginación vuela a las tareas agrícolas que las produjeron o el
gusto culinario que ofrecen. Las esquinas suelen ser soleadas donde el
visitante debe pararse, siquiera sea un instante para mirar a la
lejanía del perfil que dejen los tejados; porque sobresale el campo al
fondo de aquel entorno paisajístico y urbano. La conversación ha de
enriquecerle con el vecindario. El seronés suele ser abierto cuando se
le trata con confianza y de un carácter afable. Los sentidos poseen
allí un extra de calma y consideración. Es como si un éxtasis
recorriera la sien frente a aquel monumental y paradisíaco lugar.

José Francisco García Iglesias. Córdoba. 2015
En línea
fredy martinez
Master Seronteuvero
******
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 1431


hay que sobrevivir


« Respuesta #1 : 11 de Julio de 2015, 20:02:11 »

muy bonito !
En línea
Páginas: [1] Ir Arriba Imprimir 
« anterior próximo »
Ir a:  


Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.16 | SMF © 2006, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!
Página creada en 0.019 segundos con 18 consultas.