Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
26 de Mayo de 2017, 09:46:14
Inicio Ayuda Buscar Ingresar Registrarse
Noticias: Bienvenidos al foro de www.seron.tv

+  seron.tv
|-+  Foros www.seron.tv
| |-+  Foro general
| | |-+  Rutas por el Almanzora
« anterior próximo »
Páginas: [1] Ir Abajo Imprimir
Autor Tema: Rutas por el Almanzora  (Leído 35 veces)
josefrancisco.garciaigles
Newbie
*
Desconectado Desconectado

Mensajes: 32


« : 22 de Abril de 2017, 05:56:01 »

A pie por el Almanzora:
Tramo Serón- Los Porteros

El jueves  de la Semana Santa de 2017 nos hicimos desde las aldeas al pueblo. Un día claro donde lucia el sol en una mañana sempiterna. Callejeando  por la parte baja llegamos por las escalerillas hasta la balsa de la calle Chorrillo, y desde allí a la Plaza. En el Cantillo nos paramos en la cafetería Yélamos, donde repostamos para el estómago el aroma cafetero más propio, al sabor caliente de la taza. Saludé a Pepe el electricista tan campechano y optimista como siempre, cordial en el trato y sociable, comunicador y amigo de sus amigos. La localidad era esa ciudad primaveral que apetece visitarla en abril como referente del clima óptimo, de la puerta de la sierra que significa y estrategia en el enclave del valle. Atravesada la Plaza de Enmedio, por el callejón de San Marcos, alcanzamos la calle Olmo bajo la temperancia blanquinosa de las paredes enjalbegadas de cal, el silencio del casco histórico y la melancolía de los municipios montañosos de Almería.

El mirador que se abría al barranco era extraordinario y mostraba limpia la visión de aquella orilla ante el universo festivo de la serranía. Las casas, la depresión de las riberas por donde cursa zigzagueante el lecho fluvial ante las vegas en derredor. Chispeaba el rayo solar nítido y transparente en las colinas y en las laderas. El refulgente resplandor ascendía por el campo notorio de las parcelas. La carretera a las Menas cursaba entre las montañas ese halo misterioso de las grandes vías en medio del paisaje. La calma inusitada de los páramos, el contorno sigiloso de la cadencia rural, la serenidad que aquieta la mente en tales parajes, la sobriedad del colorido atemperada a la tierra. El alma plena asomada a la baranda  que recortaba la explanada. El caserío con el aspecto blanco distinguido en los edificios. En el grifo de la Mariquita refrescamos la garganta, haciéndonos por la calle Real arriba. En el ambiente me parecía escuchar la banda de música que se escuchaba en jornadas anteriores desde los cortijos. Por la calle Bacares enfilamos observando los rincones llenos de alegría y exultantes parrales, con sus jardincillos  recoletos, algunos portalones que daban ya al exterior de las pequeñas huertecillas, el urbanismo perfecto de la barriada y la confianza de quien anda por un lugar conocido.

La Arquilla se descubría  imponente con sus casonas en lo alto del montículo, las zonas ajardinadas, las viñas y parras y el encanto meticuloso del cordel de la cordillera. La acequia  bajaba como una canalización de antaño para el regadío de los vergeles de más abajo. La calzada seguía subiendo en recónditas curvas entre los pinares. En la marquesina del bus viendo aquellas lozanas y encumbradas lomas, se me pasó por la mente seguir con el proyecto que hace varios años me persuadió, y que empezó en la municipalidad alconteña en varias etapas realizado. Decidido a empezar la marcha, bajamos contemplando toda aquella amplitud deseosa y deseada donde sobresalían las aldeas en lejanas distancias, diseminadas entre la vasta campiña, como si estuvieran colgadas en desfiladeros deleitosos y fueran objeto de los fotógrafos. Las crestas montañosas delimitaban el horizonte y el ceniciento color resaltaba en el relieve. Allí abajo el Boronor, estrecho y reinante rozaban los meandros los terraplenes de las cornisas terráqueas, mas limitaban con la arboledas y los bancales en el otero profundo de la barranquera. Las torres del Castillo y de la iglesia enaltecidas en el aire como símbolos de la localidad. La avenida de Lepanto con sus salidas al fondo. Los Zoilos como una piña de viviendas engranadas y conjuntadas destacaban por debajo del Polígono Industrial.

La comida y la partida al filo de las dos de la tarde. Quedaba atrás el núcleo urbano cuando nos hicimos por la A- 1178 hacía el empalme de la A-334, cerca de los Canos. Canata quedaba a la derecha, mientras el caminante seguía con paso ágil, voluntarioso y terco por el andén. Junto a las casitas muy bien pintadas y cuidadas que daban con sus fachadas al asfalto. Los comercios que con sus rótulos se extendían uno tras otro por aquella salida de la villa. Arriba daba vista al mirador de la ermita del Chanco, el riachuelo que baja de los vertiginosos laeros, y el Reconco que aparece enseguida tras la curva final, antes de hacer la intercesión. Pasadas las tres llega a los cortijos de Villegas y la Cruz Blanca donde descansa las piernas a la sombra de un puente. El deseo del caminante es llegar a Tijola, pero calmadas las ansias de aquella prolongación del camino piensa que es mejor echarse arroyo abajo, para cruzar a los Porteros por el rio. Lo suyo sería regresar por el cauce pero como lleva mucha corriente por las últimas lluvias que lo hacen imposible ir cruzando a cada rato de lado a lado, medita en entrar a la cortijada tijoleña, y por allí engarabitarse a la vía verde. Las choperas son inmensas, la tarde llena de luz, la hierba alta por el excelente invierno pluviométrico, las viviendas campestres una sonrisa bucólica para los viandantes. El astro brillante como intercediendo bravío en la cima de las cumbres, por la cuenca ampulosa y recreativa tan exuberante de vegetación. Por la linea de los muros de Los Canos volvimos hacia la otra margen de la feliz dehesa huertana para regresar al mismo inicio de la marcha.

José Francisco Garcia Iglesias
En línea
Páginas: [1] Ir Arriba Imprimir 
« anterior próximo »
Ir a:  


Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.16 | SMF © 2006, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!
Página creada en 0.059 segundos con 17 consultas.