ROSCOS DE VINO

Necesitamos un vaso y medio de vino blanco, dos vasos de aceite, medio sobre de levadura y kilo y medio aprox. de harina.

En un recipiente ponemos la harina, el aceite, el vino y la levadura y amasamos.

Cuando ya está la masa hecha se conforman los roscos.

Se meten en el horno, previamente calentado. Varía el tiempo según el horno, hasta que se vea que estén cocidos, sin  quedar tostados,  a temperatura elevada.

Sacar del horno y cuando se enfríen y se quieran consumir ponemos agua en un recipiente con anís (opcional) y se bañan en el agua, se escurren y se secan con un trapo y se pasan por azúcar.

Receta enviada por Diego Ortega Tamayo