Un excéntrico en Las Menas, por Diego Pérez Cano

A veces, si, pienso que soy un excéntrico, e incluso que así me ven los demás. Al fin y al cabo excéntrico quiere decir, sencillamente que estás alejado del centro, de lo cotidiano. Me gusta ser así, porque generalmente hago lo que me gusta. Aportándome esa excentricidad, licencia para ser creativo haciéndome avanzar para la consecución de los objetivos propuestos.

Saca tus sueños y recuerdos para que disfrutes con sus fantasías, tú y los que queremos saber mas de nuestra historia. Dicen que la fantasía es el camino de la realidad. Yo quiero hacer realidad el sueño de mi pueblo. El sueño de mi niñez porque me hace sentir bien.

Estoy paseando por Las Menas, hace frio con una brisa de aire helado que corta las mejillas. Voy bien abrigado, gorro de lana, guantes y mi equipo de foto y video que son mis acompañantes más fieles, no fallan nunca, siempre me acompañan. ¿En busca de que? ¿de la luz? ¿será la luz de esta zona que la hace tan especial?, junto con el cambio de escenario que varía el paisaje en cada estación pasando de los marrones y grises del otoño al blanco azulón helado del invierno, despertando en primavera con la calidez  de los amarillos verdes y rojos, manteniendo así un verano lleno de luz y color.

Es un verdadero placer disfrutar de esta combinación de naturaleza y arqueología industrial y además reservado para unos pocos o para aquellos que saben descubrir la belleza allí donde está.

Diego Pérez Cano


[ Volver ]