Las Menillas

Es domingo 10 de diciembre. En compañía de mi hijo Javi y mi Sra. llegamos a un lugar precioso. Hace frío, dos grados marca el termómetro del coche, lo soportamos muy bien, yo diría que no nos damos cuenta debido al descubrimiento que acabamos de hacer. Sí, un descubrimiento de belleza, una vegetación y unas arboledas fantásticas con un barranco sensacional. Desde que se cerraran las minas en este lugar parece que por aquí no ha pasado nadie, y ese es el encanto de este espacio natural.

Nos encontramos con Antonio Nieto Herrerías, el de la Sierra, siendo la única persona que hay en el lugar, ya que está arreglandose una pequeña casa. Le preguntamos por el nombre de este paraje y, nos dice Antonio: "su verdadero nombre era Las Menas, ya que estas fueron las primeras Menas... todo empezó aquí, por el año mil ochocientos y pico, las primeras minas y yacimientos de hierro estaban aquí, y este paraje se llamaba Las Menas. Cuando los ingleses descubrieron los nuevos yacimientos en las actuales Menas se trasladaron a estas, ya que eran más grandes y rentables, dejando así las primeras en abandono y llevándose incluso el nombre de Las Menas. Desde entonces se empezó a llamar a esta zona Las Menillas, seguramente por ser mas pequeñas y que pudieran diferenciarse".

Las Menillas están situadas frente a La Loma y debajo de Cántaro Alto.

Paseando por este lugar observamos la gran actividad minera que tuvo este coto, por la cantidad de minas que hay en todo el entorno. Llegamos a la tolva principal y comprobamos que se encuentra en buen estado. Está construida en bloques de piedra de mampostería. Desde esta tolva salía, via cable, todo el mineral que generaba este coto minero (El Cántaro-Las Menillas). El mineral llegaba a esta tolva por vías de maniobra en vagonetas tiradas por mulos, saliendo en baldes por cable hasta la tolva del Manzano-Pastora, y de esta a la estación de ferrocarril.

Tenemos la zona llamada Los Bilbaínos frente a Las Menillas y debajo del cementerio de La Loma. Estas eran unas minas de carbonatos. Nos dice Antonio: "hace muchos años que las cerraron también. Siguiendo esa ladera más a la izquierda, ese caserón que ves ahí, le decían El Mocal. Era de la compañía minera y vivían en ella los jefes, capataces y técnicos de las minas.


También estaban las cuadras, donde pernoctaban todas las caballerizas, ya que eran muy numerosas, debido a que todo el trabajo pesado estaba a cargo de estos animales que tenían un protagonismo importante en todos los cotos mineros". Siguiendo a la derecha del Mocal nos encontramos con la Loma de Abajo, que eran las viviendas de los obreros.

Este coto minero, llamado del Cántaro o Las Menillas, era de la empresa The Bacares Iron One Mines Co. Ltd., conocida como Los Ingleses, teniendo un importante número de minas, ya que tenían una gran extensión de hectáreas, desde el Cántaro a la Pastora y el Manzano, siendo sus minas más conocidas Mi Luisa, Santa Cruz, Dios te bendiga, Buena vista, Manzano, Gatuperio, Reserva, La Leona, Las Menillas, La Pastora, Demasía de mi Lola, Tercera aureola, Juan Minones, etc.

En la mina de La Fuente nos cuenta Antonio que su padre trabajó allí y que estuvo en un desprendimiento que hubo, quedando tres días incomunicado, hasta que lo pudieron sacar. Es una mina larguísima, dice que entró en una ocasión y, cuando llevaba ya dos horas andando, se volvió porque aquello no tenía fin.


VOLVER