El robo del corral, por Baldomero Segura

Yo no viví este episodio, aunque si me lo refirieron:

Tenía mi suegra un conejo muy hermoso, blanco con una oreja negra, y estaba ella encaprichada con su conejo tan lindo. Una noche desapareció. Se puso muy enfadada y decía que habían entrado en el corral y se lo habían robado, sin saber que su hijo José fue el autor del robo. Se lo comieron en casa de Ambrosio. Cuando se enteró mi suegra pedía que por favor le devolvieran la piel del conejo, pues estaba muy encaprichada con él . También en alguna otra ocasión le perdieron algún que otro pollo.  

Baldomero Segura


[ Volver ]