Serón - Fábrica de la Luz

Situada en el Barranco de Boronor, a una altura de 950 metros sobre el nivel del mar. Está en lo más profundo del barranco, en su punto más estrecho, provocando un bonito desfiladero en un entorno natural único, rodeado de muchísima vegetación, arboledas y frondosos cañizales. El agua es la protagonista, está muy presente en todo el entorno con cascadas, acequias y arroyos. Su acceso es muy dificultoso e incluso peligroso, ya que las veredas y caminos para llegar están prácticamente desaparecidos y tapados por la vegetación, sierviendo así de protector de la belleza del propio entorno.

Para llegar tomaremos el camino que está frente al cuartel de la Guardia Civil, desde la carretera de Bacares y, por supuesto, acompañados (no cometais el mismo error que yo, que fui solo y pasé algún que otro apuro). Existen muchísimas trampas naturales, maleza, grietas profundas y zonas que sería difícil entontrar a alguien en esas condiciones.

Subiremos por la vereda izquierda, siguiendo el curso de la acequia y dejando a la derecha el caserón blanco y la balsa. A pocos minutos, entre las vegetación y las inmensas rocas, nos econtramos un pequeño acueducto tipo romano de finales del siglo XIX, en piedra y labrado en sus pilares por el paso del agua. Lo cruzamos y siguiendo su acequia llegamos al fondo del barranco. Disfrutamos una vez más de sus erosionadas rocas, con sus pozas y formas talladas por la naturaleza y el paso del agua. Seguidamente nos encontramos con el caserón de la Fábrica de la Luz, un edificio emblemático ya que en su día fue un centro de generación de energía eléctrica, conseguida a través del salto de agua. Abastecía a Serón y al poblado minero de Las Menas.

Fotografías ©Diego Pérez



Fábrica de la luz y Barranco de Boronor


VOLVER