Cable del Manzano

Los cables (funiculares) constituyen la palanca de arranque de la explotación minera dada la dificultad que suponía dar salida a los minerales debido a la orografía, distancia, altura y aislamiento de la zona.
De los diversos proyectos que tenían las empresas, tomó la iniciativa la empresa "The Bacares Iron One Mines" (Los Ingleses) y montó el primer cable en la vertiente del Almanzora, relativamente cerca de la estación de ferrocarril. Se llamaba 'cable del Manzano'. Tenía una longitud de 10477 m., dividido en varias secciones. La primera se iniciaba en la estación de ferrocarril de Serón hasta Las Lomillas, con una longitud de 1848 m. La segunda, desde Las Lomillas al Empalme, de 2.460 m. de longitud. Y la tercera, desde el Empalme al Manzano, de 1.400 m. de longitud. Del Empalme nacían tres ramales: 1º a La Leona, 1925 m., 2º a Sta. Catalina, 234 m., 3º a Las Pastora, Tachuela, Menas, 2610 m.
La estación de término 'El Manzano' recibía todo el mineral de las minas, donde no llegaba el cable. Unas eran de la misma empresa; otras de empresas almerienses, como Mi Luisa, Sta. Cruz, La Invencible, ... Este traslado se hacía por medio de caballerías.

*(Fuente: "La Minería de Serón. Menas", autor Miguel Reche Sánchez)


VOLVER