Las Menas de Serón - Edificio Taller

El edificio de talleres es, con diferencia, la mejor obra de mampostería realizada en el coto minero Las menas. Me entristece ver tanta degradación y abandono, y lo peor es que no parece importarle a nadie. Podría ser lo que desde la administración se propusiesen, desde un edificio de funciones múltiples, reuniones, congresos, exposiciones y, ante todo, podría ser el museo de la minería de toda la comarca. Que mejor lugar para honrar a todos esos hombres que dieron sus vidas y su salud por estas tierras.

Taller

Tenía una actividad muy significativa e importante, tanto por la amplitud y diversidad de funciones como por el alto número de empleados. El edificio era impresionante. En forma de L ascendía majestuosamente desde el barranco de Menas, con una altura aproximada de 30 m., mampostería, amplios ventanales, grandes naves. Tenía dos accesos: en dirección este, entrando por la derecha se encontraban ordenadamente los distintos espacios dedicados a cada especialidad, con sus respectivos obreros y máquinas: herramientas, fragua, corta-hierros, autógena eléctrica, sierra de hierros, taladros eléctricos, banco de ajuste, tornos, cepillo de hierro, muela esmeril, carpintería aserradora... La diversidad de actividades era necesaria para autogestionarse: el material de los trabajos, cubrir las reparaciones que se presentaban, mantener las instalaciones de una explotación de gran envergadura, tanto en el interior como en el exterior ya que entonces las comunicaciones no eran fáciles ni rápidas y cualquier contratiempo, si no estaban en condiciones de afrontarlo, les hubiese supuesto meses de inactividad y de pérdidas económicas.
El personal, en su mayor parte, eran residentes y nativos de Menas. Predominaba la gente joven. El ambiente era alegre, ocurrente, humorístico. Dependientes del taller había otros equipos de hombres que prestaban sus servicios en otros centros pero que tenían relación con la mecánica, como eran los destinados al "Diesel", situados frente al taller, consistente en un grupo de producción de energía eléctrica, formados por dos semifijas de W1f de 200 H.P. que accionaban alternadores de 150 kilovatios-amperios, a 250 voltios.
Otro grupo estaba en los "Compresores", situado en Los Cortijillos, donde había cuatro motores de explosión de 28 H.P. para el accionamiento de alternadores y compresores destinados a la producción de aire comprimido, que por tubería era llevado a donde se encontraban trabajando los martillos de perforación.
Y por último, la brigada de reparto, cuya misión era repartir por las casas la leña para la calefacción hogareña, recibir y conducir a su destino el material que llegaba por el cable a la estación de Ramalillo y acudir como refuerzo a las emergencias que se presentasen en cualquier trabajo de la empresa. La jornada duraba desde las ocho de la mañana hasta las cinco de la tarde, con una hora intermedia libre para la comida. En la estación de Los Canos, Intermedia, Cortijuelo, contaban con otros talleres de características parecidas, pero de dimensiones más reducidas. Al frente del taller había un jefe, subjefe y cinco vigilantes. Se recuerdan como dirigentes notorios del Taller, tanto por el tiempo que estuvieron al frente de él, como por su propia valía personal, a José Francisco, a su hijo Jesús, a José Morenilla, a Bartolo, a Mariano, a Emilio Marín, ...

*(Fuente: "La Minería de Serón. Menas", autor Miguel Reche Sánchez)


Esta era la casa del jefe de talleres

y este es el estado actual en el que se encuentra

está lindando al edificio de talleres

una preciosa casa que desgraciadamente se está deteriorando día a día


Fotos color: abril-mayo de 2005 ©Diego Pérez Cano
Fotos antiguas aportadas por D. Epifanio Pérez Porras


Vía Carlos y la boca de la mina Jota:

Agosto de 1919, desde la boca de la mina Jota, facultativos y personalidades en visita a la mina:
Compresores:
Fragua y soldadura:
El mejor edificio de todo el coto minero y se va deteriorando día a día

¿Para cuando su rehabilitación?
En este edificio central estaba situado el motor diesel.


En estas condiciones está ahora el edificio.
En esta nave, ahora sin suelo y sin techo, estaba situado uno de los talleres,

como podemos apreciar en la fotografía del año 1956.

Esta zona de arcos es la parte baja de los talleres
Restos de puertas y materiales, repartidos por todo el edificio
Un buen mirador podría instalarse aquí
Grupo de trabajadores del taller

Entre ellos José Francisco Torreblanca y José Mariano García Fernandez

Colaboración de Rosa Pérez García (Barcelona)


VOLVER