A tí, Serón

A tí, Serón, yo te ensalzo aunque estoy lejos de tí,
para mí tienes encantos primorosos, más de mil.

Al llegar a la estación se ven cosas admirables,
pues se alegra el corazón al contemplar tus cables
las altas columnas llaman al cielo sin oraciones, parecen,
piden a Dios derramar sus bendiciones sobre el pueblo de Serón.
Después el puente admirable que atraviesa el Almanzora,
ofrece vista admirable a su lindísima flora,
y la hermosa carretera con marcado desnivel,
termina en la Plaza Nueva, que es un hermoso vergel,
después de la plaza, la umbría, la Iglesia y el molinillo
y en lo alto cual vigía, vigila hermoso el Castillo
del que penden dos campanas que, con hermosa armonía
y paciencia sobrehumana, cantan las horas del día
y a pesar de sus encantos primorosos, más de mil,
aunque estoy lejos, te ensalzo y ensalzaré hasta el morir.

Anónimo

Aportado desde Gijón por José Pérez Cano


VOLVER